Un poco de Tokio Blues

Tokio Blues

Tokio Blues

Los que nos conozcan, sabrán que somos amantes de la cultura asiática desde que tenemos uso de razón. Desde bien pequeñas, estos países lejanos se nos presentaban atractivamente como un mundo de posibilidades y aventuras. Poco a poco nuestros gustos por la lectura, el arte, o las propias series y películas también han ido dejando un espacio a esta debilidad, así, ya visteis que hemos realizado varias entradas relacionadas con este tema: Shunga, Japonismo o la Japan Weekend.

Hace poco un profesor de historia de mi universidad me recomendó leer Tokio Blues, del conocido autor japonés Haruki Murakami. Una de las mejores lecturas que he hecho estos últimos años. Reconozco que ese misticismo con el que habla el autor, el retrato de la sociedad japonesa y sobre todo ese aura etérea que rodea a los personajes ha sido lo que más me ha gustado. Ha sido una lectura fácil, ligera, que en todo momento ha sido capaz de mantener mi atención y mi admiración por esa cultura tan desconocida para nosotros.

Su protagonista, Watanabe, es un joven que vive su día a día sin mayor ilusión, se despierta cada mañana haciendo lo que se supone que debe hacer pero sin entusiasmo, ni ganas. La gente que le rodea tiene distintas concepciones de la vida, el amor, o la amistad y esto será lo que guíe en uno u otro sentido la vida de Watanabe. Podemos ver como cada uno de los personajes que aparecen, están inmersos en su propio universo interior, donde tienen cabida sus más oscuros pensamientos, recuerdos o sueños. Cada uno de los personajes que se cruzan con Watanabe aportan su pequeño granito de arena al desarrollo de los acontecimientos que se van sucediendo.

Poco a poco vemos como todos los personajes esconden su pequeño demonio interior, o mejor dicho, alguna historia oscura de su recuerdo que les ha convertido en lo que son. Este pequeño dato tan notable en la obra de Murakami, es algo que se corresponde a la perfección con la vida real, no solo de los japoneses, sino de todo el mundo. Todos tenemos demonios internos, esos recuerdos o vivencias que han sido duros o malos y que aun siendo cosa del pasado, nos persiguen como sombras, y nos hacen ser como somos. Es algo tan notorio en Tokio Blues que da hasta un poco de respeto.

Sin embargo, podemos ver cómo algunos de los personajes no son capaces de ‘vivir’ con estos demonios, el mal recuerdo que les persigue no les permite avanzar en la vida, se trata de un bache que jamás terminan de superar y eso es lo interesante. Unos pasan, otros se quedan atrás. Aquí entra en juego la mentalidad japonesa, cada individuo representa un papel en la sociedad nipona, y esto significa que no depende de ellos, sus gustos, aficiones, o sentimientos, sino de lo que la sociedad quiere de ellos.

En este contexto, los japoneses pueden llegar a sentir que no cumplen con su papel. Ser alguien diferente en Japón, alguien fuera de lo común, te convierte en núcleo de sospechas y de vergüenza para los demás. Es una historia trágica, porque retrata la dureza de la vida y sobre todo como los personajes deben enfrentarse a ella, y a veces no lo consiguen. Habla de la fortaleza y la debilidad, de la tristeza y la felicidad, de la luz y la oscuridad, de la vida y la muerte. Todos esos polos opuestos que generalmente van de la mano y que se presentan en nuestra vida en numerosas ocasiones poniéndonos a prueba.

No voy a contar nada del libro porque creo que merece descubrirse por sí mismo. Solo diré que ha sido una lectura muy interesante y que recomiendo 100%.

Espero que os haya gustado.

A

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s